Las ensambladoras privadas afiliadas a Cavenez (Cámara Automotriz de Venezuela) estiman que difícilmente lograrán alcanzar las 80.000 unidades en 2013, la cifra más baja desde que se instauró la nueva política automotriz, en 2007, colocando a la industria a niveles de producción de principios de siglo.

El sector automotriz sigue cayendo y aunque los analistas indican que todavía no ha tocado fondo, se encuentra en niveles mínimos y en una situación bastante crítica. En este sentido, son constantes los retrasos en las entregas o cancelación de las divisas necesarias para honrar los compromisos con los proveedores internacionales.

También el no otorgamiento de las licencias de importación y los certificados de no producción. Del mismo modo, los numerosos conflictos laborales no permiten dinamizar una industria que presenta una constante caída en la producción y las ventas.

El informe mensual que distribuye Cavenez desvela que en agosto la venta de vehículos a nivel nacional fue de 8.335 unidades, representando una contracción del 24,78% respecto al mismo mes del curso anterior. Respecto a las ventas acumuladas, durante los primeros ocho meses del año (enero-agosto) se comercializaron 74.301 vehículos, lo que significó una caída del 17,20%.