Las empresas del sector automoción consideran poco alentadoras las reuniones sostenidas en los últimos días con representantes del Gobierno, en relación a la fijación de los precios de los vehículos que se comercializan en Venezuela.

Fuentes vinculadas al sector indican que el precio de venta de vehículos, camionetas y camiones que pretenden aplicar las autoridades resultan inviables para el funcionamiento de los diferentes fabricantes presentes en el país.

"Hasta ahora los encuentros no han sido muy positivos, debido a que no hay un consenso para la fijación de precios. Los planteamientos del Gobierno no se adaptan a todas las empresas y existe un desconocimiento sobre el proceso que utilizó para hacer los cálculos. Hay elementos en los costos que no son consideraros", apuntan.

Las compañías aspiran a que en las siguientes reuniones se lleguen a acuerdos sobre la determinación del montaje de la venta, de manera que las decisiones resulten favorables para todas las partes.

Insisten, en este sentido, que deben revisar a profundidad las más de las 110 estructuras de costos que existen en el sector, en función de los distintos modelos de unidades de transporte que se ofrecen en el mercado venezolano.

El Ejecutivo prometió difundir los precios regulados de los diferentes vehículos aunque aún no culmina el proceso de reuniones con las firmas. Por su parte, las compañías empezaron a publicar en sus páginas web los precios de venta que manejan.

"Ellos se autorregularon, sacaron sus precios antes que nosotros presentáramos los nuestros", se lamentó Andrés Eloy Méndez, diputado del PSUV a la Asamblea Nacional, de acuerdo con una reseña de agencia estatal AVN.

Sostiene que el Gobierno regulará el sector en el marco de la Ley de Costos, Precios y Ganancias Razonables, propuesta por el presidente Nicolás Maduro y que sería aprobada por la Habilitante.

Méndez señala, asimismo, que el próximo paso de las autoridades será supervisar a los concesionarios, a los que se les acusa de exigir comisiones a los clientes para garantizarles la asignación de un vehículo.