El director de Ventas del Departamento de Nacional de Ajusa, Francisco J. Moreno, destaca que la compañía obtuvo un crecimiento del 12% en 2016, “caracterizado por altibajos sin responder a una razón objetiva”, según el responsable. “En Ajusa, el balance que hacemos de 2016 es positivo, estuvimos por encima de la media del sector”.

En cuanto al primer semestre de 2017, Moreno señala que el crecimiento en el sector se mantiene aunque tampoco está siendo lineal, mientras que Ajusa cerrará los primeros seis meses del año con un crecimiento del 6%, en línea con el sector.

Después de 14 años como director de Ventas en la empresa, el responsable cree que la globalización de los mercados y las nuevas tecnologías han propiciado muchísimos cambios en el sector de la automoción. “Destacaría la venta online como uno de los más significativos y el desarrollo de la tecnología eCall en los vehículos nuevos”.

En el ámbito del producto propiamente dicho, Francisco J. Moreno cree que atraviesan un buen momento aquellos que están unidos al mantenimiento del vehículo. “En concreto, los productos que seguirán en aumento en un futuro son los turbos y componentes relacionados directamente con el turbo. Ajusa fabrica tubos de engrase para turbo y juegos de juntas para el montaje de turbos. Considero que nos va a beneficiar la incorporación de los turbos a los motores gasolina para cumplir la normativa euro”.

Para el resto de productos que fabrica Ajusa, como son juntas, árboles de levas o taqués, “la crisis económica, que según los indicadores apuntan a una recuperación, nos ha ayudado a incrementar la venta por el envejecimiento del parque”, apunta Moreno.

En este sentido, el responsable puntualiza que este concepto de envejecimiento del parque no hace referencia a “coches que se rompen en pedazos”. “Podemos considerar que el parque está envejecido entre los 8 y los 12 años; sin embargo, hay que matizar que cada vez cuidamos más el automóvil y que la vida del vehículo es mayor”. En su opinión, esto es una oportunidad ya que se realizan mantenimientos más continuados y hay más reemplazo de piezas de desgaste. “El aumento de la venta del vehículo de ocasión con una edad de 7-10 años, también es una oportunidad de negocio clara para el aftermarket”, añade.

En el ámbito de la venta de componentes de motor para vehículos industriales, y sin ser especialista en el sector, el director de Ventas indica que las expectativas no se han cumplido al 100%. “La inestabilidad política vivida en 2016 y en los primeros meses de 2017, unida a la paralización de las litaciones y la obra pública, han afectado a este sector. Además, en 2016 tampoco se crearon medidas en el sector del transporte que ayudaran a incrementar el kilometraje y las reparaciones. En nuestros productos, sí hemos apreciado un crecimiento significativo y en 2016 ampliamos nuestro catálogo en V.I., presentado en Automechanika Frankfurt, con 1.000 modelos nuevos”.