El principal motivo que provoca fallo en la junta de tapa de culata es un montaje incorrecto de la misma. Ajusa explica en un artículo las principales instrucciones para montar una junta de tapa balancines, así como las consecuencias que se pueden producir si se realiza de una manera incorrecta.

La principal función de la junta de tapa de culata es sellar la zona de unión entre la parte alta de la culata y la tapa de culata. El objetivo es evitar que se produzcan fugas de aceite. Ajusa tiene un catálogo con más de 100.000 referencias en juegos de juntas.

Para fabricar la tapa de junta de culata, existen diferentes materiales de fabricación, aunque las más comunes son las de elastómero. Son varios los motivos que pueden llevar al fallo de una junta de tapa de culata de elastómero:

1. Sobrepresión. Generalmente, las juntas de tapa de culata se colocan en la tapa de culata, que suele ser de aluminio o plástico, y por su disposición trabajan únicamente a compresión. Por tanto, uno de los parámetros más importantes para validar su funcionalidad es la compresión. Cuando se le aplica una sobrepresión a la junta, el material comienza a trabajar a tracción y cizalladura. Este material no está diseñado para esto y termina por agrietarse.

Hay que tener en cuenta que el apriete de una junta de este tipo suele rondar los 8 -12 Nm, y que si se aprietan los tornillos sin utilizar una dinamométrica, muy posiblemente lleguemos a los 25 Nm con facilidad sin darnos cuenta.

2. Posicionamiento incorrecto. Otro fallo habitual de la junta es colocarla de forma incorrecta en su alojamiento en la propia tapa. Si realizamos los procesos de apriete con la junta fuera del encaje, la tapa actuaría de cizalla cortando así la propia junta.

3. Mal estado de Elementos de fijación. Cuando la tapa está dotada de tuercas de unión, es importante limpiarlas. Se deben limpiar en su parte central, pues es ahí donde sellan las juntas, y si la superficie no está completamente limpia puede que pierda aceite.

4. Error de aplicación. Son muchas las ocasiones en las que, para un mismo tipo de motor, existen varios tipos de junta de tapa de culata, generalmente debido a una modificación por parte de origen en la tapa, ya sea de material, diseño, etc., siendo las posibles juntas a montar similares en su contorno general, pero diferentes en diseño y sección.

5. Aplicación de sellantes. Las juntas de tapa de culata cuentan con un diseño de nervios estudiado para impedir que el aceite escape entre culata y tapa. Si se aplica sellante en aquellas zonas donde no está recomendado por el manual de taller del vehículo, éste evitará que dicho diseño sea funcional, produciéndose pérdidas de aceite.

Entre las medidas para asegurar una estanqueidad correcta, se encuentran las siguientes:

  • Limpiar bien la zona, para evitar que entre suciedad en la culata.
  • Desmontar la tapa de la manera que indique el fabricante.
  • Aplicar sellante en las zonas críticas si fuera necesario.
  • Introducir la junta en el encaje de la tapa asegurándose de que quede correctamente posicionada.
  • Aplicar el par de apriete indicado en el manual de taller del vehículo en cuestión.