Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, compareció en la Comisión para el Estudio del Cambio Climático en el Congreso de los Diputados. En esta Comisión para el Estudio del Cambio Climático están representados los principales grupos políticos: PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos. Ante ellos, el representante de Anfac trasladó la situación actual de la industria en España y defendió la importancia que para el medio ambiente tienen los vehículos de cero y bajas emisiones.

Armero explicó ante los diputados que el sector del automóvil se encuentra en un momento clave. “Una transición que tenemos que saber gestionar para que sea rentable: en empleos, en fábricas, en medio ambiente. Una transición que no puede ser natural si no que tiene que estar influenciada por política industrial, por política legislativa y que no podemos dejar sólo al alineamiento de los mercados” dijo el vicepresidente de Anfac. Asimismo, recordó que España es el octavo fabricante mundial de vehículos y el segundo de Europa.

En la comparecencia, Armero explicó que el compromiso de los fabricantes de automóviles es “es seguir mejorando la eficiencia de los vehículos. Se están haciendo grandísimas inversiones tanto para reducir las emisiones de CO2 como en para mejorar la calidad del aire. Un vehículo de hace más de diez años emite un 85% más de óxido de nitrógeno, lo que es esencial para la calidad del aire. Ese mismo vehículo emite un 98% más de partículas que uno actual y un 10% más de CO2”. La reducción, en opinión de Mario Armero “ha sido realmente espectacular”.

Además, en el aspecto industrial destacó que “en nuestras fábricas hemos reducido en la última década el consumo energético un 12%. Pocas industrias han logrado este recorte; fabricando más hemos reducido el consumo energético. Las emisiones de CO2 han caído un 24%. Es decir: los coches son más eficientes y las fábricas que los producen también lo son”.

El vicepresidente ejecutivo de Anfac recordó a los diputados que para hacer esta transición hacia una nueva movilidad “tenemos que cambiar totalmente la fiscalidad del automóvil. No sólo lo pide Bruselas si no que es un clamor: las ciudades quieren una fiscalidad que tengan en cuenta la calidad del aire. No podemos seguir con una superposición de impuestos cuando se compra un coche: pagas el IVA y el Impuesto de Matriculación. Hay que hacer una nueva fiscalidad que reunifique impuestos y que gire en torno al CO2, al óxido de nitrógeno y además a la capacidad adquisitiva de los españoles para no olvidar el elemento social. Es algo fundamental y puede dinamizar la necesaria renovación del parque para hacerlo más eficiente”.

Mario Armero finalizó su intervención recordando a los diputados el reciente plan británico de ayuda a la movilidad alternativa. En él, el Gobierno dota de 1.100 millones de euros en ayudas para estimular el mercado de vehículos alternativos y las infraestructuras destinadas a su recarga. “Un plan así es lo que hace falta para España” en opinión del representante de Anfac que finalizó su intervención afirmando que “España tiene que seguir trabajando por un futuro con vehículos de cero y bajas emisiones”.

La Comisión para el Estudio del Cambio Climático del Congreso es la encargada de impulsar una nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética. En ella se reflejarán las medidas necesarias por parte de los diferentes sectores económicos para cumplir con los compromisos de reducción de emisiones asumidos por España tras el Acuerdo de París. En los próximos meses, expertos de diferentes sectores económicos y sociales, aportarán sus puntos de vista a los miembros de la Comisión para impulsar esta nueva Ley.