Las compañías de automóviles, opinan los expertos, suelen tardar entre cinco y siete años en producir un nuevo modelo de coche que contenga características innovadoras. En este sentido, comenzar en este sector desde cero es una tarea sumamente complicada y a Apple le podría costar una década crear su primer vehículo.

 

Sin embargo, con más de 178.000 millones de dólares (poco más de 156.000 millones de euros) en efectivo para gastar, el tiempo no debería ser un obstáculo para la firma californiana.

Fuentes internas de Apple aseguran que la firma tiene intenciones de comenzar con la producción de su primer vehículo en el año 2020, momento en el que se pondría de venta al público, como avanzábamos en una noticia publicada en esta misma web.

Desarrollar y producir un coche en poco más de cinco años parece una misión difícil, pero el departamento de recursos humanos de Apple está invirtiendo grandes sumas en captar a empleados de Samsung y LG expertos en la materia de baterías eléctricas, lo que apunta a que el coche de Apple será eléctrico.

Así, Apple competiría directamente con Tesla, compañía que en 2017 pretende lanzar un vehículo eléctrico con una autonomía de 321 kilómetros con una sola carga.