La Asociación Riojana de Automoción (Ariauto) está inmersa en una campaña informativa, entre el 24 de mayo y el 8 de junio, en la que incide en los derechos que tienen los usuarios de vehículos en caso de siniestro o accidente, en especial la libre elección de taller. Según su presidente, Ricardo Operé, también se quiere insistir en que los coches sean revisados antes de los viajes de este verano.

En el marco de esta iniciativa, se publicarán anuncios y mensajes en los medios de comunicación, además de la edición de un millar de carteles y 22.000 folletos con información sobre los derechos de los propietarios, que se distribuirán a los clientes de los concesionarios y talleres riojanos, informa el portal Finanzas.com.

Ariauto destaca que los conductores tienen una serie de derechos ante las compañías aseguradores cuando se produce un accidente o siniestro. En especial el de libre elección del taller donde se va a reparar el vehículo, así como a recibir una póliza con todas las cláusulas limitadoras, incluida la posibilidad de poner fin a un contrato. El usuario tiene derecho a que la aseguradora realice una valoración de los daños sufridos.

Otros derechos ante las aseguradoras son que se facilite toda la información de la valoración del siniestro y a ser indemnizado a los 40 días de haber declarado el siniestro. Si se es el perjudicado, Ariauto explica que la indemnización de los daños sufridos no se reduce al valor contratado, sino que tiene derecho a la reparación del vehículo o a su sustitución.

También tiene derecho a conocer cualquier acuerdo al que haya llegado la aseguradora con terceros; a conocer el domicilio y dirección postal de la aseguradora para cualquier información o reclamación; a elegir un abogado y procurador; y a presentar una reclamación en la Dirección General de Seguros y en la Dirección General de Consumo de la Comunidad.

“En general, los conductores tienen un taller de cabecera que sea el que repare el vehículo y no el que le diga una compañía”, afirma Ricardo Operé, quien añade que “si es un daño propio y la póliza dice que hay que ir a un centro concertado, hay que hacerlo”.

Se trata de un problema que viene de atrás, según el presidente de Ariauto. “La compañía de seguros trata de bajar sus costes, algo que es razonable, como en cualquier empresa, y para eso conciertan con talleres. Lo que no es razonable es que, por ejemplo, se acuerde reparar una pieza en lugar de sustituirla, o que se monte un recambio no original”.