La Asociación de Talleres de Vigo (Atra) ha llamado la atención de sus asociados respecto a que diversos centros de formación comienzan a gestionar en estos momentos la realización de prácticas laborales en talleres para sus alumnos, mediante la firma de un contrato de arrendamiento entre el taller y la academia, “por lo que les informamos que sólo resulta posible la realización de dichas prácticas profesionales en empresas y Administraciones Públicas, sin que exista relación laboral con el alumno en dos supuestos: cuando se estén cursando estudios académicos para la obtención de títulos oficiales y cuando se esté realizando un curso de formación incluido dentro de la programación anual del sistema de Formación Profesional para el empleo en el ámbito laboral”.

Desde Atra comentan que, en los demás supuestos, las prácticas profesionales deben realizarse mediante la formalización de contratos formativos y que la formación realizada con academias no homologadas “no ampara este tipo de prácticas y, en caso de realizarse, puede ser objeto de inspección y sanción, ya que dichos alumnos se computan como trabajadores sin asegurar y nos consta que por parte de la Inspección Provincial de Trabajo se van a realizar inspecciones para comprobar estos hechos”.