El Ayuntamiento de Barcelona tiene previsto prohibir la circulación de los coches más contaminantes en la ciudad a partir del año 2020. Según la teniente de alcalde de la ciudad, Janet Sanz, será durante el primer semestre de 2017 cuando se aclare la antigüedad y las características de los coches que no podrán circular en la Ciudad Condal, en concreto, en el espacio comprendido entre las circunvalaciones (rondas).

Barcelona en Comú ha defendido que no tendría sentido prohibir la circulación sólo cuando se producen picos de contaminación, dado que en Barcelona se registran entre cero y tres de estos episodios a lo largo del año, a diferencia de los ya habituales en Madrid.

El consistorio barcelonés se basará en el sistema de etiquetaje que está implantando la Dirección General de Tráfico: los coches que no reciban etiqueta de la DGT catalogando su vehículo serán los considerados más contaminantes y sobre los que recaerá la prohibición. Además, desde el ayuntamiento proponen bonificar con un año de transporte público gratuito a los dueños de los coches contaminantes que los saquen de la circulación.