En su estudio taller barcelonés Bel&Bel, fundado en 2005, Jesús y Carles Bel convierten vehículos de desguace en sofás, mesas, sillas, butacas o cualquier mueble funcional que puede personalizarse al gusto del cliente. Entre sus creaciones destaca el reciclaje de ejemplares como el SEAT 600 o la motocicleta Vespa.

“Nuestra producción artística pretende llamar la atención sobre la llamada obsolescencia programada, fruto de la modernidad y hacia la que nos posicionamos totalmente contrarios”, aseguran estos licenciados en Bellas Artes en una información de La Vanguardia. Basan su trabajo en el principio de las tres “R”: reducir, reutilizar y reciclar, pero también han incorporado tecnologías de última generación y energías renovables.

(Foto: Bel&Bel).