Algunas escenas que vemos en el cine o en la televisión protagonizada por vehículos resultan cada vez más inverosímiles por su espectacularidad. En muchas ocasiones se trata del Blackbird, un vehículo que se puede convertir en casi cualquier cosa.

Blackbird es un aparato creado por la empresa The Mill, especialista en efectos especiales, que se emplea para filmaciones de cine y publicidades. De hecho, gracias a sus múltiples cámaras y sensores se puede 'montar' sobre el Blackbird un Chevrolet, un Mercedes-Benz, un Jaguar... el vehículo que se te ocurra.

El secreto reside en que su chasis puede modificar su distancia entre ejes y su altura, condiciones indispensables para que los técnicos en realidad virtual puedan después recrear la imagen.