El Grupo PSA (Peugeot Citroën) y el fabricante Bosch participan, junto con otros socios, en el proyecto OpEneR (Optimal Energy Consumption and Recovery), con la presentación de dos nuevas tecnologías que estarán disponibles para motores diésel, gasolina, híbrida y eléctricos.

 

En palabras de ambas compañías, este proyecto está orientado a aumentar la autonomía de los vehículos eléctricos e híbridos del futuro, así como a optimizar la seguridad de los mismos y a maximizar el confort de los conductores.
La primera de las funcionalidades mostradas es que, a partir de ahora, OpEneR integra datos de navegación para una visión ampliada de la carretera y un ahorro de energía del 15%, gracias a una adaptación predictiva de la conducción.
De esta forma, se mejora la visión del conductor, pues se le ofrece una previsualización de la carretera, basada en datos topográficos como el perfil de la misma, los radios de las curvas y los datos de las infraestructuras con indicación de las señales de información y de velocidad máxima.
La segunda de estas iniciativas es una nueva función de los sensores, que permite optimizar la seguridad y el confort. Así, elementos como la cámara de video y los radares instalados en el coche para detectar objetos, coches y peatones y el reconocimiento de las señales de tráfico también ayudan a reducir el consumo de combustible.
PSA y Bosch expresaron que, además de estas dos funcionalidades, el proyecto OpEneR también reduce el gasto en carburante, mediante el avance en rueda libre o través de la recuperación de la energía en frenadas en los coches eléctricos o híbridos.
Finalmente, para la realización de pruebas de este tipo de dispositivos, las dos empresas han desarrollado una cadena de tracción eléctrica basada en dos motores eléctricos con cuatro ruedas motrices, el Stop & Start de nueva generación (para ofrecer conducción en rueda libre) y la frenada ESP, que posibilita la regeneración de la energía de la frenada.