Un estudio de Acierto.com, recogido por Connection Soft Service, pone de manifiesto que sólo el 23% de los automovilistas remitió algún parte de accidentes a su compañía de seguros durante 2016. Además, no llega a un 4% el porcentaje de clientes que confirma haberlo efectuado más de dos veces. Asimismo, el restante 70% afirma que nunca ha sufrido percance alguno con su coche.

Con estas cifras, CSS llama la atención de que cerca de la mitad de los clientes de seguros en España sufrieran un incremento del coste de su póliza de automóvil el pasado año, en concreto, un 46,8% de los usuarios. Además, el 41% de quienes sufrieron dicho aumento en el precio de la prima que pagan por su vehículo nunca ha remitido parte alguno a su aseguradora.

Estas cifras significarían que casi el 80% de los conductores pierden dinero al pagar un seguro a Todo Riesgo y no amortizan el precio abonado por la prima, al no llevar su vehículo al taller para someterle a alguna reparación cubierta por dicha póliza. Para corroborar estas cifras, según un estudio del portal Kelisto.es, en 2016 el precio medio del seguro de coche se situó en los 613 euros, lo que supuso un incremento medio de 45 euros por póliza en comparación con un año antes.

En este sentido, el seguro a Todo Riesgo fue la modalidad cuyo precio medio más creció el año pasado, en concreto, un 11% (de 1.195 euros en 2015 a 1.334 en 2016). Dicho incremento se podría explicar por el aumento de la movilidad en carretera, junto a una mayor siniestralidad y la nueva normativa en materia de seguros.

Sin embargo, el Observatorio de Vehículo de Empresa (CVO), elaborado por Arval, ofrece un dato para el optimismo de los talleres, ya que en 2016 se produjo una pérdida de relevancia de los seguros que menos trabajo llevan al taller. Así, los Todo Riesgo con franquicia pasaron del 13,3% en 2015 al 11,5% del año pasado, mientras que las pólizas a Terceros lo hicieron del 72,6% en 2015 a un 70,3% en 2016.