El Ministerio de Economía, Industria y Competitividad parece ya decidido a estudiar la conveniencia de regular las actividades de reparación y mantenimiento de vehículos a través de los llamados talleres móviles”. Así lo anuncian desde Conepa en vísperas de mantener una reunión a la que han sido convocados los principales operadores del sector por parte de los responsables de la Subdirección General de Políticas Industriales, el organismo con el que la patronal ha mantenido estrecho contacto por este tema, sobre todo a raíz de que Vicepresidencia de Gobierno pusiera en manos de la Secretaría de Estado de Industria y de la Pyme el estudio de este asunto.

La Federación Española ha sido muy activa en los dos últimos años reivindicando un marco jurídico para dichas actividades. En su opinión, y en caso de regulación, el marco adecuado debería ser la normativa específica para talleres (Decreto marco 1457/86 y actualización de 2010, RD 455/2010), en la que se podrían introducir las pertinentes modificaciones para dar acogida a esta figura. Siguiendo la pauta de la asistencia en carretera, Conepa señala que cualquier actividad de prestación de servicio a domicilio debería contar con un taller fijo detrás, que llevaran consigo documentación que lo avalase (por ejemplo, número de registro).

Asimismo, considera que la regulación de los talleres móviles no puede ocasionar agravios comparativos con los talleres fijos. “A iguales derechos, iguales deberes”; es decir, la regulación de los talleres móviles en toda su extensión (Industria, Consumo, Medio Ambiente o cualquier otra ) nunca podría tener efectos discriminatorios para ambos tipos de talleres (fijos y móviles).

En relación a los denominados “boxes”, espacios de alquiler para efectuar operaciones de reparación y mantenimiento de vehículos, Conepa cree que deberían ser considerados a todos los efectos de aplicación de la normativa vigente como talleres, tal y como ocurre ya en algunas comunidades autónomas.

Sin embargo, desde la Federación Española consideran que hay varios factores que dificultan la regulación de los servicios móviles, entre los que destacan que una buena parte de las ordenanzas municipales no permiten las reparaciones en la vía pública, además de haber mucha normativa de Medio Ambiente que afecta a los talleres y que está planteada en base a que las operaciones de mantenimiento y reparación se hacen dentro de unas instalaciones concretas, a las que se exige el cumplimiento de una serie de requisitos (suelos, almacenamiento de residuos o su transporte).

Fueron las implicaciones medioambientales las que motivaron, en su día, la petición de Conepa a Vicepresidencia de Gobierno de que actuase como coordinadora entre ministerios competentes, pues, además de la directa relación con Industria (redactor de la normativa reguladora de los talleres) y del notable papel de Medio Ambiente, hay cuestiones que afectan también al Ministerio de Trabajo (Prevención de Riesgos Laborales), o incluso a las autoridades en materia de Consumo.