Continental apuesta por una conducción solidaria y una asignatura de seguridad vial en la escuelas como fórmula para reducir la siniestralidad, según ha puesto de manifiesto en la presentación de la segunda parte de su estudio sobre “La red viaria, el mantenimiento del vehículo y la conducción”, elaborado por el fabricante de neumáticos dentro de su proyecto VisionZero.

Según el estudio elaborado por Continental, con la participación del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), un 96,9% de los conductores opina que realizar una conducción más solidaria sería beneficioso para reducir la siniestralidad y que éste debería ser el comportamiento habitual en nuestras carreteras. “Nuestro comportamiento al volante es fundamental”, aseguraba Emilio De Villota, embajador del proyecto Vision Zero de Continental, que persigue el objetivo de cero accidentes, cero lesiones y cero muertes en las carreteras.

Continental ha querido abordar el tema de la empatía y la conducción solidaria por la gran influencia que ejercen sobre el conductor. Muchos conductores que se muestran empáticos en su vida cotidiana dejan de serlo cuando se ponen al volante y es entonces cuando se vuelven impacientes, agresivos, menos respetuosos y, en definitiva, menos solidarios con los demás ocupantes de las calles y carreteras. El resultado es un aumento de las situaciones de peligro. “El problema de la conducción es esta prisa que tenemos y que a veces se nos lleva por delante una educación que nos permita contener esa violencia que tenemos camuflada pero que surge al volante", aseguraba De Villota.

Según el estudio de Continental, para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de cierta educación al volante sería la realización de campañas de comunicación sobre la solidaridad en la conducción, opinando así un 76,3%, frente a un 23,7% que no está a favor de este tipo de campañas por considerar que la buena voluntad debe salir de uno mismo.

El estudio también recoge la necesidad de educar a los jóvenes desde la escuela. Un 87,6% de los encuestados considera imprescindible que la asignatura sobre seguridad vial se imponga como obligatoria en los colegios con el objetivo de concienciar a la ciudadanía de reducir la siniestralidad.

Para Emilio de Villota, "la educación vial infantil es el camino para una 'conducción solidaria' que va más allá del cumplimiento de las normas de tráfico. En ella vemos una de las soluciones, quizás la más importante por parte del conductor, para una mayor seguridad vial y un tráfico más fluido y menos estresante.”

En la encuesta han participado los socios de CEA, con un 86,5% de conductores masculinos y un 13,5% de mujeres. La mayoría (88%) con edades comprendidas entre los 41-60 años o más, frente al 12% que tiene entre 18 y 40 años.