La multinacional tecnológica Continental mostrará en septiembre, durante el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt (Alemania), un sistema de hibridación para motores diésel que permite reducir el consumo entre un 7 y un 9%.

En opinión de la propia firma, los beneficios de una hibridación de bajo voltaje ya han sido demostrados en los vehículos propulsados por gasolina y ahora le toca el turno a los impulsados por gasóleo.

 

Mediante su sistema 48 V Eco Drive se puede reducir el consumo de gasóleo, pues, dependiendo del modo de conducción, el motor de combustión puede desconectarse y funcionar solo en eléctrico, como sucede con los híbridos con propulsor de gasolina. El fabricante tiene previsto iniciar la producción en serie en 2016.

Sin duda, remarcan desde Continental, una de las ventajas de su sistema, frente al de 12 V, es que la conexión de nuevo del motor diésel es más rápida y silenciosa. Otra es que durante las aceleraciones el par motor enviado por el propulsor de gasóleo puede ser menor, al compensarse con el del eléctrico.

Esto permite al motor diésel trabajar de manera consistente y en condiciones más favorables para la entrega de potencia, indica el jefe de Tecnología e Innovaciones de Continental en la división de motores, Oliver Maiwald. "Con esta opción, los desarrolladores de motores pueden mitigar la acumulación de óxido de nitrógeno y de partículas en ciertos rangos de carga", expone.

Dependiendo del objetivo de desarrollo del motor del fabricante del vehículo y la tecnología de postratamiento de escape en su lugar, caso del SCR (reducción catalítica selectiva), hay una mayor libertad para optimizar la eficiencia de los motores, agrega Maiwald.