Porsche es uno de los primeros constructores de vehículos en desarrollar una app para conectar sus coches al Apple Watch. Con ella, los conductores pueden acceder a las funciones del sistema Porsche Car Connect sin necesidad de tener que alcanzar su iPhone. De todos modos, el smartphone sigue gestionando la comunicación con el coche, integrando el Apple Watch como una pantalla y controles adicionales.

El Apple Watch ofrece información sobre el vehículo y la posibilidad de monitorizar y controlar diversas funciones. Así, permite comprobar si ventanillas, puertas y techo solar están cerrados -incluso se puede cerrar el coche si es necesario-, la localización del automóvil -con guiado hasta él-, se pueden activar las luces y el claxon para encontrarlo en un aparcamiento lleno o activar el sistema de climatización. En el caso de los vehículos híbridos, además, se puede consultar el estado de carga.