La Guardia Civil ha detenido en Villena (Alicante) a cuatro personas, y ha investigado a otros tres, supuestamente relacionadas con la venta de vehículos con el cuentakilómetros modificado para obtener un beneficio económico. En el operativo se han intervenido once coches de un local comercial, documentación y dos ordenadores. Uno de los concesionarios donde luego se vendían los vehículos se encuentra en Hellín.

Los detenidos son tres españoles de 34, 44, 46 años y una bielorrusa de 36, a quienes se atribuyen 12 delitos de estafa, 23 delitos de falsedad documental y un delito de pertenencia a grupo criminal. Según la Comandancia, las víctimas de la estafa son por el momento doce personas, aunque no se descarta que surjan más a raíz de esta operación, informa el portal Enclm.

La investigación arrancó hace ocho meses por una serie de estafas relacionadas con la venta de vehículos de segunda mano, en las que el principal detenido habría modificado sensiblemente la unidad de memoria del cuentakilómetros para rebajarla en entre 12.000 y 100.000 kilómetros. Con ello, supuestamente se lograba aumentar el valor del coche en una media de 2.500 euros.

Todos los vehículos procedían de empresas de renting pero para hacer más creíble el escaso kilometraje, cambiaba la titularidad a nombre de un particular, una mujer, y después los ofertaba como coches a los que se le había dado “poco uso”, según fuentes de la investigación

Durante un tiempo, este hombre fue realizando las ventas por medio de una página web y, más adelante, se ganó la confianza de cinco compraventas de Petrer, Villena y Hellín (Albacete), que le facilitaron su espacio, siempre a cambio de una buena comisión por la gestión comercial y la financiación de las compras de sus vehículos.

En el último mes, este hombre había abierto una tienda física en Villena, donde la Guardia Civil, tras realizar un registro, localizó, intervino y precintó 11 vehículos. Agentes de la Policía Local de Villena colaboraron en este registro, levantaron actas administrativas por la venta de vehículos en vía pública sin autorización y por no haber presentado la solicitud de licencia de apertura del establecimiento.