Un hombre ha sido detenido por la Guardia Civil en Paracuellos del Jarama (Madrid) como supuesto autor de doce delitos de estafa y uno de simulación de delito por haber estafado más de 33.000 euros en la venta de recambios de vehículos por Internet, cuyos compradores nunca recibieron las piezas adquiridas, informa el periódico La Vanguardia.

La denuncia que dio origen a las pesquisas fue interpuesta por el propietario de un taller mecánico de la Serranía de Ronda, que manifestaba haber sido estafado al adquirir, a través de un portal de Internet, un motor para un vehículo sin que hubiese podido localizar al vendedor. Según la Guardia Civil, el propietario de la empresa donde había adquirido el repuesto fue localizado tras numerosas gestiones en la localidad madrileña donde residía.

El detenido había creado varios anuncios en un portal de Internet en el que vendía piezas de recambios de vehículos y, una vez que los compradores le realizaban el ingreso o transferencia, emitía una factura pero no les remitía las piezas.

De acuerdo a los investigadores, “con la clara intención de eximirse de los delitos que se le acusaban”, el arrestado interpuso una denuncia por la posible pérdida de su tarjeta bancaria y manifestó que había muchos movimientos en su cuenta que no reconocía como suyos, pero los agentes pudieron acreditar su participación en los hechos.