Sólo han pasado cuatro días desde que ASER y sus socios pusieron en marcha El Recambiazo y sus primeros efectos ya se han hecho notar. Hasta ahora, los clientes solicitaban recambios a los socios de ASER sin tener en cuenta el importe total del pedido. El importe total del albarán no tenía importancia.

Desde el lunes 2 de mayo -y más acusadamente los días siguientes al comienzo de la campaña, en los que la información sobre El Recambiazo ha llegado a más clientes-, el importe del albarán “es importante”.

Los clientes realizan su pedido normal, y si el importe no llega al necesario para poder obtener rascas virtuales, piden más artículos para “llegar” y beneficiarse de la segunda acción de esta promoción, la de los rascas (la primera acción son descuentos directos de hasta el 10%).

El primer día aumentaron un 15% los albaranes que superaban los 100 euros, pero, desde entonces, la cifra ha aumentado de manera exponencial.

Los clientes solicitan su pedido normal y, además, si el importe total no es suficiente para obtener los rascas, piden otras cosas para llegar a esa cantidad y beneficiarse de la promoción.