Han sido desmantelados dos talleres en los que se hacían "réplicas" no autorizadas ni rigurosas de vehículos de muy alta gama (Ferrari o Aston Martin) en las localidades valencianas de Algemesi y Albalat dels Sorells.


Estos coches se construían partiendo de vehículos de gama media, se utilizaban piezas de fibra de vidrio, fabricadas por los propios falsificadores, para transformar la carrocería. Si lo creían necesario recurrían a la importación de piezas desde Inglaterra o de la propia Ferrari.
El broche lo ponían los correspondientes logos y distintivos de las marcas y modelos imitadas. De ese modo al intervenir la policía en estos talleres se han incautado 19 imitaciones, desde el F430 Spider, el F458, a Aston Martin.
Estos coches se vendían por unos 40.000 euros, cinco veces más baratos que los modelos originales. Los compradores no ignoraban que se trataba de imitaciones. Llegando a encargar la fabricación de modelos concretos.
La operación policial se ha saldado con ocho detenidos en Valencia y Madrid (desde donde se comercializaban los modelos). Según fuentes policiales "La investigación comenzó a raíz de la denuncia del representante de la marca Ferrari en España, quien detectó la venta a través de Internet de un vehículo falso que vulneraba los derechos de propiedad industrial".