La crisis económica sigue teniendo consecuencias en las familias españolas, por lo que las ayudas como el Plan PIVE resultan fundamentales para animar a los conductores a cambiar de vehículo. Según el IV Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente, realizado por Rastreator.com, el precio es el factor más importante que consideran los españoles al adquirir un coche; de hecho, el 19,8% de los encuestados cita el plan de financiación como un elemento determinante para tomar su decisión de compra.

Según Fernando Summers, CEO de Rastreator.com, “el fin del plan de subvenciones puede desincentivar a los conductores a la hora de plantearse cambiar de vehículo, dado el gran desembolso de dinero que supone. El 34,8% de los españoles está pensando cambiar de coche este año, por lo que para ellos es especialmente importante bucear en el mercado, valorar tanto el precio como el método de financiación que ofrece el comprador y todos aquellos elementos que consideren esenciales, para dar con la mejor opción posible para cada necesidad”.

En cuanto a las diferencias por género, contar con un plan de financiación resulta más importante para las mujeres que para los hombres, con más de tres puntos porcentuales de diferencia entre ambos (18% hombres frente a 21,6% mujeres). Respecto a la edad, los adultos de entre 55 y 65 años valoran en mayor medida las facilidades de financiación, según un 23,3%, en contraposición a los jóvenes de entre 18 y 24 años (14,5%).

Igualmente, el estudio de Rastreator.com muestra que comprar un coche es el objetivo por el que ahorran o querrían ahorrar tres de cada diez españoles (31,5%) y es, además, el principal motivo por el que pidieron un préstamo durante 2016, como afirman tres de cada diez usuarios del comparador.

Aunque en España está muy arraigado el concepto de “coche propio”, han surgido opciones en el mercado diferentes a la compra, para personas que quieren hacer uso de un vehículo a diario pero no pueden permitírselo. Entre ellas se encuentran el renting y el leasing y, de hecho, según datos del estudio del comparador, hasta un 24,5% de los españoles afirma que las prefiere a la compra.

Estas nuevas formas de consumo, que ofrecen a los usuarios la comodidad de tener un coche en propiedad pero sin el elevado desembolso que supone, son más apreciadas entre los jóvenes que entre los adultos, aunque con escasa discrepancia entre generaciones: los jóvenes de entre 25 y 34 años son los que afirman que las prefieren a la compra, según un 27,8%, con una diferencia que apenas alcanza los 6 puntos porcentuales respecto a los adultos de entre 45 y 54 años (22,1%).