Castilla-León concentra a día de hoy uno de cada diez talleres clandestinos en España y por esa razón las principales patronales del sector han decidido unir sus fuerzas con la Administración Local y la Guardia Civil.

De hecho, un 20% de los talleres existentes en la comunidad castellano-leonesa son ilegales, con una facturación de 100 millones de euros, revela la Guardia Civil, que junto a la Asociación de Fabricantes de Automóviles y la Asociación de Vendedores de Vehículos y Reparación, han mantenido un encuentro para combatir las reparaciones ilegales.

El sector del automóvil esta liderando la recuperación económica en España y en Castilla y León se registra un 31% de la producción nacional, pese a que la edad media de los coches supera los trece años, aseguró el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, precisó que no es lo mismo un taller ilegal que uno clandestino y que estos últimos son mucho más “peligrosos”, entre otras cosas por “el tratamiento indebido de los residuos”.