El diario Expansión ha publicado un amplio artículo detallando las características del vehículo oficial del presidente Obama. Diseñado al alimón por el servicio secreto estadounidense y General Motors (su diseño es similar al de un Cadillac DTS 2008), está blindado contra ataques bioquímicos, resiste el impacto directo de bombas y, por supuesto, de disparos. Fabricado con materiales de uso militar, está equipado con metralletas y cañones para lanzar gas lacrimógeno e incorpora además un sistema de extinción de incendios similar al de la Fórmula 1, junto a un equipo de suministro de oxígeno.

Con un precio de mercado superior al millón de euros, también incluye cámaras de visión nocturna, un potente botiquín de emergencia -con reservas de sangre del presidente Obama-, neumáticos reforzados con kevlar -que soportan el enorme peso del vehículo -7 toneladas- incluso pinchados o lunas fabricadas en un cristal especial que resistiría impactos que destruirían hasta un chaleco antibalas. Está equipado con ordenador, fax, internet y línea directa con el Pentágono y la CIA, mediante un teléfono encriptado. Puedes saber más en la infografía publicada por Expansión, que aquí reproducimos.