Carglass España promueve las Jornadas sobre Tecnología y Seguridad Vial, junto a Seguridad Vital (RTVE) y Fesvial, con el objetivo es profundizar en un debate sobre el futuro que representan las nuevas tecnologías en los vehículos y su vinculación directa con la seguridad vial y la reducción de la siniestralidad.

Además, han querido tomar el pulso de expertos de diferentes campos del mundo del automóvil para conocer su opinión sobre las tecnologías que van a cambiar la seguridad vial y la movilidad en el futuro. Así nacen las ‘10 preguntas clave sobre seguridad y tecnología de Carglass', un cuestionario en el que abordan desde la conducción autónoma a la movilidad sostenible, pasando claro está, por los conceptos y tecnología que guiarán la seguridad vial en los próximos años.

Luis Montoro, presidente de la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) y Catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia tiene muy claro que “el sueño más importante y que mejores resultados daría es conseguir de una vez que la educación vial se instale en los colegios”.

Para Montoro, los tres conceptos imprescindibles para la seguridad vial son investigación, formación y educación, y las campañas para tener un conductor que esté lo mejor formado posible. Como tecnologías futuras clave destaca “una que irá dedicada a las infraestructuras, con la señalización variable que dará información a tiempo real de todo lo que está pasando. En segundo lugar, todas las tecnologías de seguridad activa, las que van a evitar el accidente. Y, por supuesto, la seguridad pasiva, que protege al conductor en caso de accidente”.

“Creo que estamos en un momento donde vamos a tener carreteras inteligentes. Tenemos ya multas inteligentes y coches inteligentes, pero no hemos conseguido tener conductores inteligentes. La movilidad del futuro tiende a mejorar en el transporte público, hacerlo más cómodo, más asequible, más organizado. El coche privado, especialmente en las grandes ciudades, va a tener muchos problemas para continuar. Y desde luego, el sentido de la propiedad que tenemos ahora con los coches va a cambiar”.