Durante la apertura de la I edición de su Convención del Motor, celebrada el 24 de noviembre en Madrid, el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, ha advertido a los concesionarios, compraventas y talleres la necesidad de encarar un "reciclaje absoluto para adaptarse al nuevo escenario de la movilidad", en un momento en el que factores como la conectividad y el vehículo autónomo van a revolucionar el modo de utilizar el coche.

En este escenario, donde todas las formas de movilidad deben aprender a convivir armónicamente, las redes de distribución seguirán necesariamente vendiendo y reparando lo que se fabrique, pero deberán reinventarse para captar y fidelizar a un conductor cada vez más independiente, menos cautivo y más digital.

En este contexto tecnológico, el profesional no puede limitarse a vender, sino que deberá aportar valor añadido hasta el punto de convertirse en un “asesor tecnológico”, capaz de orientar a los compradores sobre las funciones que la digitalización aporta al coche. Por esta razón, Ganvam insta al sector de la distribución a "mirar al futuro como una oportunidad y no como una amenaza", convencidos de que la movilidad es una cadena donde ningún eslabón (coche particular, transporte público, 'carsharing',...) es excluyente.

Por otro lado, Juan Antonio Sánchez Torres ha recordado la evolución que el sector automoción ha vivido a ojos de la Administración y, en concreto, de la Dirección General de Tráfico (DGT), “pasando de ser un ente sospechoso que debe estar bajo vigilancia permanente para reducir la siniestralidad, a reconocerse como un sector estratégico para la economía”.

En este sentido, el presidente de Ganvam ha reconocido el esfuerzo que se está realizando por facilitar al conductor las gestiones administrativas, dotando de eficacia y transparencia al sistema, lo que se interpreta como un apoyo explícito al coche como solución, que no sólo da libertad y movilidad al ciudadano desde hace más de 100 años, sino que aporta beneficios al Estado por recaudación impositiva.