BlueHDi es la denominación que Peugeot ha dado a los bloques diesel que cumplen con la exigente normativa anticontaminación Euro6.

Estos motores combinan tres elementos diferenciales: el filtro antipartículas (FAP) con aditivo, el catalizador Selected Catalytic Reduction (SCR) y un dispositivo Stop & Start.

 

Las ventajas de esta tecnología son una reducción del óxido de nitrógeno (NOx) de hasta un 90%, la optimización de las emisiones de CO2 y el consumo de combustible y la eliminación del 99,9% de las partículas.

Los elementos contaminantes producto de la combustión se eliminan en tres etapas: en la primera el catalizador de oxidación acaba con los hidrocarburos no quemados (HC) y el monóxido de carbono (CO), que se transforman en agua y dióxido de carbono.

En la segunda el SCR transforma, gracias a una mezcla de urea y agua llamada AdBlue, los NOx en agua y nitrógeno. En la última el filtro antipartículas elimina la práctica totalidad de las mismas, explica el fabricante.

[iframe width="420" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/p92brLQGunc" frameborder="0" allowfullscreen ]