R-M ha reunido a 30 talleres de referencia de Asturias en el Centro de Formación de la Asociación del Automóvil del Principado (ASPA) para dar a conocer de primera mano las virtudes de su último gran lanzamiento, el UV Light Filler Grey P2530. El equipo de R-M, junto con el de su distribuidor para Asturias Tecno-Color (Tecnología del Color Morán), ha sido el encargado de realizar la presentación de esta nueva imprimación aparejo de secado con tecnología UV-A.

Tras una primera presentación comercial de la mano del responsable de la marca para España, Juan Carlos Lozano, se hizo una exposición comparativa en tiempo real en la que, por un lado, se hizo una reparación de un daño sobre una aleta con el método tradicional de secado por infrarrojos y, por otro, se utilizaba el nuevo producto con tecnología UV-A. Como resultado, un ahorro de tiempo de más de un 30%, lo que se ve traducido en un ahorro de costes y un incremento de la productividad.

En este sentido, el nuevo UV Light Filler Grey P2530 se caracteriza, entre otros aspectos, por la rapidez. La luz ultra violeta es una radiación electromagnética que es invisible al ojo humano y cuya longitud de onda es mayor que la luz violeta. Se divide en subtipos A, B y C, con la luz UV-A se ofrecen mayores ventajas en términos de seguridad. Se trata de la radiación ultra-violeta más suave, similar a la de la luz solar. Los pintores, por lo tanto, no necesitan usar protección especial, es suficiente con el uso de guantes y gafas con protección ultra-violeta.

Además, la baja temperatura de secado se traduce en un menor riesgo de deformación de las piezas por calor, lo que hace que el UV Light Filler Grey P 2530 se convierta en la mejor opción para aplicar sobre plásticos. Una vez secado, la imprimación aparejo se puede lijar inmediatamente sin necesidad de periodo de enfriamiento. No hay tiempos de espera, según R-M, “lo que significa que el pintor puede continuar trabajando de inmediato”.

Por último, se trata de una solución muy sencilla porque no requiere de nuevos procesos ni de altos tiempos de preparación. Se trata de un monocomponente y es muy fácil de usar: sólo hay que verterlo de la lata a la copa de aplicación de la pistola. Además de un ahorro de tiempo, también lo es de material, ya que, si se guarda en un lugar protegido de la luz, se puede almacenar para usar en otra ocasión, hasta en un máximo de doce meses.