Según un artículo incluido en la última edición de De Novo Fintech Review, que publica de Strategy& consultora estratégica de Pwc, el precio de los seguros de coche bajará como consecuencia del incremento de la seguridad y de la reducción de los siniestros derivados del uso vehículos autónomos.

EL desarrollo de los coche autónomos abre un nuevo escenario que “obligará” a las compañías de seguros a encontrar “nuevas fuentes” de ingresos, así como a explorar otros ámbitos como el de los seguros de responsabilidad comercial y aquellos relacionados con la cobertura en caso de ciberataques o el de los coches compartidos. En este artículo se refleja cómo las primas de seguros se incluirán dentro del precio final de los coches como consecuencia del traslado de dicha prima de los asegurados a los fabricantes.

Como dato destacado, este estudio recuerda que el 94% de los accidentes están provocados actualmente por errores del conductor. La llegada de los coches autónomos cambiará drásticamente esta estadística, lo que repercutirá de lleno en el sector asegurador.

La firma asegura que el mercado del vehículo autónomo ha pasado de “las tímidas” pruebas iniciales a “verdaderas” experiencias controladas en carreteras y autopistas, ya que los últimos avances tecnológicos en relación con el vehículo autónomo han sido “muy relevantes”. El informe incluye un cuadro en el que se ve cuál es previsión que tienen las diferentes marcas de la implantación progresiva que harán de la tecnología autónoma en su modelos, de donde se desprende que la mayor parte estarán preparadas a principios de la próxima década.

En este contexto, Pwc también destaca que se modificarán la forma de estimar riesgos y cálculos, en el que la velocidad, la distancia entre los vehículos, la presión de los frenos y las distracciones que puedan sufrir los conductores comenzarán a ser factores a tener en cuenta. Además, advierte de que si el software de los coches autónomos se convierte en una nueva fuente de información, esta será propiedad de los fabricantes de coches. En este sentido, adelanta algo que es un secreto a voces: que el sector de la automoción va a cambiar “de arriba a abajo” en los próximos 30 años y recomienda a las aseguradoras que sean capaces de anticipar esta revolución así como identificar los nichos de mercado.