La Universidad Tecnológica de Toyohashi y la firma Taisei dieron recientemente a conocer el primer vehículo eléctrico del mundo que funciona sin batería, en el que unos neumáticos especiales extraen energía de una superficie de la carretera electrificada.

La prueba de conducción se llevó a cabo en Toyohashi, donde un pequeño vehículo eléctrico se movió en una pista de prueba en la que se establecieron dos caminos paralelos de acero electrificadas en la anchura del vehículo.

Los alambres de acero fueron incorporados a los neumáticos para proporcionar un conducto para la energía para accionar el vehículo .

Después de conducir el vehículo durante 30 metros, aproximadamente a 10 kilómetros por hora, el profesor Takashi Ohira, involucrado en el desarrollo del vehículo, señaló que la aceleración era lisa y el viaje fue cómodo.