Drivy, plataforma europea de alquiler de coches entre particulares, y el RACE, a través de la red de asistencia ARC Europe Group, han anunciado un acuerdo global mediante el cual ARC Europe pasará a ser el proveedor de asistencia de Drivy a nivel mundial. El objetivo es proporcionar el mejor servicio en carretera para los usuarios de los seis países en los que opera la compañía: Francia, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Austria y España. En concreto, el RACE será el encargado de dar el servicio para los usuarios en España.

Jaume Suñol, Country Manager de Drivy en España, ha asegurado que “la larga experiencia de RACE contribuirá a reforzar la calidad de nuestro servicio a nivel nacional, lo que encaja con nuestra voluntad de ofrecer a los usuarios la mejor experiencia de alquiler del mercado. Cuando ofreces un servicio innovador, es vital que por encima de todo exista un marco de confianza que permita romper cualquier posible barrera que un potencial usuario pueda tener al probarte por primera vez”.

Por su parte, Jorge F. Delgado, director general del RACE, ha añadido que “en un país en el que los desplazamientos por carretera son muy habituales, y en el que crece cada año el número personas que alquilan vehículos en su día a día o en vacaciones, tanto turistas como locales, ofrecer un servicio de asistencia en carretera es fundamental. Esta alianza con Drivy nos permitirá poder atender a más usuarios y seguir liderando el sector, llegando a ese nuevo público que no se plantea tener un coche, pero que no deja de viajar utilizando un servicio como el que ofrece Drivy”.

Para ARC Europe, con una cuota de mercado del 41%, esta colaboración representa un paso adelante en la visión a largo plazo del Grupo de convertirse en líder en el campo de los nuevos servicios de movilidad B2B. “El mundo de la movilidad ha experimentado enormes mutaciones en los últimos años, y Drivy es un jugador clave que ha impulsado el cambio de su mercado”, asegura Stefano Sarti, CEO de ARC Europe Group. “Su servicio de intercambio de coches fomenta un cambio cultural de la propiedad del automóvil hacia el acceso al mismo, teniendo una influencia directa en los servicios de asistencia”.