El Real Automóvil Club de España alerta sobre el previsible aumento de incidencias en carretera en agosto en un porcentaje del 15% respecto al mismo periodo de 2016, de acuerdo a su Barómetro de Averías. El RACE ya ha atendido 463.000 percances entre enero y el 16 de julio, un 12% más, y espera más de 75.000 expedientes para este mes próximo, con especial atención a baterías, neumáticos y problemas derivados del motor.

El RACE está preparado para atender más de 75.000 expedientes, de los que más de 33.000 serán resueltos completamente tras un único servicio. Entre todos los expedientes del Real Club, las diez averías que más se han repetido en los coches de los españoles han sido problemas con la batería, neumáticos, motor, inyectores, alternador, motor de arranque, disco de embrague, problemas con el cambio, distribución y turbo.

La creciente antigüedad en el parque se sigue evidenciando en el aumento porcentual de algunas de las averías, como las relacionadas con el pedal de embrague (incremento del 54% respecto a 2016), la correa ( 37%) o los filtros de partículas en los coches diésel ( 38%).

Siguiendo la línea de los datos del pasado ciclo, muchas de las averías detectadas en el barómetro podían haber sido evitadas a través del correcto mantenimiento del vehículo. Seguir las recomendaciones del RACE y realizar una revisión previa al viaje mejoran la seguridad del coche, y evitan empezar las vacaciones con problemas. Y es que se debe revisar el estado y presión de los neumáticos, chequear que no hay a fugas de líquidos, salir con los niveles comprobados y ver el estado de la batería.

Las políticas emprendidas en el RACE, en relación a que la prioridad es que las personas que reciben asistencia puedan seguir su marcha, han conseguido que hasta el 44% de los casos fueran resueltos 'in situ' por el Real Automóvil Club de España. Estos datos han posibilitado resolver 15.000 incidencias exitosas más en estas circunstancias, gracias a la mejora de la flota de servicio del RACE con vehículos como el “Toro” y el “RACE 10”.

En este sentido, se han implementado nuevos sistemas de Reparación In Situ (RIS) y recursos para ampliar la cantidad y el tipo de averías que pueden ser solventadas en el lugar en el que ocurrieron, como pinchazos, roturas en manguitos y conductos, lunas y un largo etcétera.