La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado un proyecto de ley, bajo el nombre de “Ley de autoconducción”, que pretende permitir a los fabricantes de automóviles y gigantes de la tecnología probar hasta 100.000 vehículos experimentales autónomos al año, informa la web de Faconauto.

La propuesta recoge que esas empresas podrían obtener exenciones de las normas federales de seguridad, que rigen al resto de vehículos de motor y que se unificarían en este asunto, y no tendrían que revisar su tecnología antes de que llegue al mercado.

“Hoy tenemos la oportunidad de apoyar y promover pruebas seguras y el despliegue de esta tecnología que salva vidas”, ha declarado el representante del estado de Ohio, Bob Latta, uno de los autores del proyecto. “Las compañías estadounidenses están invirtiendo recursos importantes en la investigación y desarrollo de esta tecnología y no deben ser frenadas por las barreras regulatorias”.