Investigadores del Instituto Ulsan de Ciencia y Tecnología (UNIST por sus siglas en inglés), en Corea del Sur, han presentado una de las mayores innovaciones en el campo de la captura y el uso del dióxido de carbono, según informa la revista Quo, citando un artículo de la publicación Applied Catalysis B: Environmental.

Los expertos, liderados por Jae Sung Lee, han desarrollado un nuevo catalizador que permite la conversión directa de CO2 a combustibles líquidos (como el diésel), al reaccionar con el hidrógeno generado al separar el hidrógeno y el oxígeno del agua usando energía solar. El nuevo catalizador está basado en delafossita, un mineral compuesto por óxido de hierro y cobre, y convierte el CO2 en combustibles líquidos basados en hidrocarburos en un solo paso.

El equipo de investigación espera que este avance tenga el potencial de revolucionar la industria del automóvil. “Creemos que el nuevo catalizador abrirá la vía para nuevas oportunidades para reciclar CO2 en combustibles y productos químicos valiosos”.