La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos ha acusado a Fiat Chrysler de usar software que permite el exceso de emisiones diésel en unas 104.000 camionetas y SUVs vendidos en Estados Unidos desde 2014. Según informa Automotive News Europe, la Junta de Recursos del Aire de California (EPA) cree que el software de control de las emisiones de los vehículos del fabricante permitió generar un exceso de contaminación violando la ley.

En concreto, Cynthia Giles, administrador asistente de la oficina de la EPA, asegura en un comunicado que continúan investigando la naturaleza y el impacto de estos dispositivos. "Todos los fabricantes de automóviles deben jugar con las mismas reglas, y vamos a seguir para responsabilizar a las compañías que obtienen una ventaja competitiva injusta e ilegal”.

Por su parte, el presidente ejecutivo de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, ha negado que la compañía haya estado engañando, informa la misma fuente. “No hemos hecho nada que sea ilegal. Nunca hubo ninguna intención de crear condiciones que fueran diseñados para frustrar el proceso de prueba. Esto es un disparate absoluto”.

También en un comunicado, FCA Estados Unidos ha señalado estar “decepcionada” de que la EPA haya optado “por emitir un aviso de violación respecto a la tecnología de control de emisiones empleado por la compañía en motores diésel de poca potencia en modelos 2014-2016 de 3.0 litros”. La empresa tiene la intención de “trabajar con la administración entrante para presentar su caso y resolver este asunto de manera justa y equitativa, y para asegurar a los clientes estadounidenses que los vehículos con motor diésel de la empresa cumplen con todos los requisitos reglamentarios aplicables”.