General Motors, a través de Cadillac, ha dado a conocer el nuevo retrovisor que será estrenado en el futuro, el Cadillac CT6.

Después de ver como diferentes fabricantes iniciaban el proceso para olvidarse de los tradicionales espejos en pos de un sistema basado en cámaras de vídeo y pantallas LCD, General Motors no ha querido esperar más para presentar su particular visión de este sistema.

 

Cadillac ha desarrollado esta idea a partir de la necesidad de ofrecer un mejor rendimiento de esta herramienta. Por ello, en su diseño se ha empleado una cámara con un amplio ángulo de visión para aumentar el campo de visión.

Gracias a la miniaturización de las cámaras de vídeo, junto a una importante mejora de la resolución y el ángulo de visión de las ópticas empleadas, la idea de olvidarnos de los tradicionales espejos retrovisores está más cerca que nunca.

El precio de la tecnología sigue siendo uno de sus grandes inconvenientes, aunque la gran barrera de este sistema está en la legislación, pues a día de hoy todavía no existe un marco legal que apoye la sustitución de retrovisores por cámaras de vídeo en mercados como el estadounidense.

El sistema diseñado por Cadillac cuenta con una pantalla capaz de alternar entre pantalla y espejo con sólo pulsar un botón. La resolución de esta pantalla es de 1280×244 píxeles, ofreciendo una densidad de 177ppp.

De la misma forma, para evitar problemas en caso de suciedad o salpicaduras, la lente de la cámara de alta definición cuenta con un tratamiento hidrofóbico capaz de repeler agua y demás agentes externos. Según GM, el uso de sistema permite que el campo de visión del conductor se incremente en un 300%.