Había una vez una ciudad donde la Navidad era un momento especial.
Una ciudad donde las personas colaboraban entre sí con pasión.
La tecnología acercaba a las personas y con ella conseguían siempre los mejores resultados.

Nada alteraba la normalidad en el día a día.

Una ciudad que podría estar en cualquier lugar del mundo...,

...una ciudad llamada TOWNCENTER.