Sin necesidad de regular la tarifa máxima, en la Comunidad de Madrid el consumidor dispone actualmente de las tarifas más bajas de España para pasar la ITV. Los madrileños que han pasado la ITV en los últimos dos años, valoran con un 8,9 sobre 10 el servicio liberalizado de ITV en la Comunidad. Desde la liberalización, la Comunidad de Madrid ha recuperado más de 500.000 inspecciones anuales de consumidores que antes pasaban la inspección en otras comunidades y, ahora, vuelven a hacerlo en Madrid.

En España, la prestación del servicio de ITV se realiza bajo distintos modelos económicos en función de la comunidad autónoma: modelos sin competencia con tarifas reguladas, bien sea explotación directa por parte de la Administración o vía concesión administrativa a empresas privadas (modelo más extendido) o mixtas, y modelos con competencia liberalizados sin regulación de tarifa.

Bajo este último modelo opera la Comunidad de Madrid, donde las tarifas medias oficiales publicadas por los operadores de ITV se sitúan entre las más caras a nivel nacional, con 37,70 euros y 53,45 euros para vehículos gasolina y diésel, respectivamente. Sin embargo, ¿es este el precio que pagan los madrileños por pasar la ITV? ¿qué efectos tiene el mercado en un modelo liberalizado?

Según datos de tumejoritv.com, más de la mitad de los madrileños que pasan la ITV se benefician actualmente de descuentos, promociones y servicios de valor añadido a través de medios offline u online y se espera que, durante el próximo año, la cifra supere el 70%. Las estimaciones de la plataforma reflejan que el precio medio pagado por el cliente particular en la Comunidad de Madrid durante el último año sería de 31-33 euros para vehículos gasolina y 41,5-43,5 euros para diésel.

Desde febrero del 2011, se han abierto 51 nuevas estaciones de ITV en Madrid, lo que ha supuesto una inversión cercana a los 90 millones de euros y ha generado unos 800 empleos, según datos de la Comunidad. Este aumento de capacidad ha reducido los desplazamientos para pasar la ITV un 56% y los tiempos de espera más de un 90%, con el consecuente ahorro de tiempo y dinero.