“La profesión del mecánico exige una actualización constante de conocimientos”, recuerdan desde la iniciativa Elige Calidad, elige confianza (ECEC). “El sector de la automoción integra cada vez más componentes electrónicos que facilitan la conducción pero que se lo ponen difícil al taller. Este tiene que seguir dominando la mecánica tradicional, pero ahora además requiere el manejo de otras habilidades añadidas”.

Por ejemplo, es imprescindible manejar las herramientas informáticas. Según ECEC, una tendencia que va en aumento son las averías de componentes electrónicos. “Si bien es cierto que cada vez son más las herramientas de diagnosis que ayudan a detectar los fallos, el responsable del taller debe saber manejar estos dispositivos e interpretar adecuadamente los resultados de sus lecturas”. Identificar correctamente la avería es la clave para una buena reparación, y será muy complicado hacerlo si no se habla el mismo idioma que la herramienta. Igualmente, manejar el inglés técnico es cada vez más necesario.

“Dada la imparable evolución de la electrónica del vehículo y la (de momento) moderada oferta de talleres expertos, la especialización en la reparación de este tipo de sistemas puede ser una buena oportunidad para tu negocio”, destacan desde Elige Calidad.

El mecánico puede buscar ofertas formativas en centros especializados o recurrir a las alternativas que ponen a su disposición las asociaciones de talleres, por ejemplo. Asimismo, es muy frecuente que los propios fabricantes de recambios atiendan estas demandas y lleven a cabo jornadas formativas para instruir sobre las nuevas tecnologías y el correcto manejo y manipulación de sus productos.

Nuria Álvarez, responsable de Relaciones Institucionales y Comunicación de Conepa, señala que la experiencia de la Federación muestra que los talleres están muy interesados en la formación. “Conocen perfectamente que sin ella no hay futuro, y más en una época de cambio tecnológico profundo como es la actual. La formación es un reto en muchos sentidos porque significa un esfuerzo grande en tiempo y en dinero para las microempresas que, mayoritariamente, conforman el sector de la reparación y el mantenimiento de vehículos. Con plantillas muy pequeñas, hay que organizarse muy bien y seleccionar acciones formativas de calidad para aprovechar al máximo sus contenidos”.

La temática de la formación y el interés que prestan los talleres es muy similar en todo el territorio español. “Así lo detectamos en nuestras entidades asociadas y las empresas de su entorno”, añade Nuria Álvarez. “Algunas de ellas cuentan incluso con centros formativos propios y ofrecen de manera continua cursos de diferentes contenidos (técnicos, legales, informativos,...) a los talleres. El nivel de participación es bueno: la mayor parte de los cursos que se organizan desde las asociaciones de Conepa se imparten con el cupo completo”.

Por su parte, Ana Ávila, secretaria general de Cetraa, explica que la mayoría de los talleres son conscientes de la importancia de formarse, ya que repercute directamente en su negocio, por lo que suelen acudir a los cursos organizados. “Muchos corren el riesgo de quedarse obsoletos si no aprenden a manejar la electrónica del vehículo. En cualquier caso, la propia evolución del mercado provocará (ya lo está haciendo) que los talleres tengan que adaptarse y continuar aprendiendo, por lo que confiamos en que sigan formándose para afrontar estos nuevos retos”, añade Ávila.

En Cetraa y sus asociaciones otorgan una gran importancia a la formación en las nuevas tecnologías, como puede ser el vehículo eléctrico y, sobre todo, el acceso a la información técnica. Según indica su secretaria general, “nuestra comisión está haciendo una gran labor informando acerca de todos los cambios que ya han llegado y que están por venir. Son numerosas las conferencias que, como expertos en la materia, se imparten para formar a los talleres”.