La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) piensa que el nuevo paquete de ayudas de diez millones de euros aprobadas en Consejo de Ministros para incentivar la compra de vehículos eléctricos son un estímulo para hacer despegar una demanda todavía incipiente.

Para la asociación, la era de los eléctricos todavía está por llegar, a juzgar por las últimas cifras con sólo 70 unidades matriculadas en el primer trimestre (- 39%), lo que supone sólo el 0,1 % del objetivo de 70.000 vehículos fijados para este año por la Estrategia Integral para el Impulso del Vehículo Eléctrico.

Ganvam lamenta que las motos impulsadas con esta tecnología hayan quedado excluidas de las ayudas, cuando hoy por hoy representan la verdadera solución de movilidad eléctrica por su precio más asequible, bajo consumo, facilidad de recarga y duración de las baterías, llegando a triplicar la compra de coches de este tipo. Durante el primer trimestre se vendieron 203 motos eléctricas.

Para el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "el coche eléctrico es la movilidad del futuro y alcanzará una cuota de mercado algo más representativa dentro de cinco o seis años, cuando consiga salvar obstáculos como su limitada autonomía o la falta de puntos de recarga, que están frenando su penetración en el parque, a pesar de ser la opción de movilidad más barata en el entorno urbano".