A la hora de usar productos de retención en el taller siempre pueden surgir algunas dudas. En un artículo del Blog Ruta 401, Loctite intenta dar respuesta a algunas de las más frecuentes.

1.- ¿Se pueden reparar los asientos de los rodamientos y los chaveteros desgastados? Estas piezas se pueden reparar con resinas epoxi y productos anaeróbicos, dependiendo del grado de desgaste que presenten. El proceso de reparación debería ser mediante soldadura en frío. Los pasos recomendados para realizarlo son:

  • Lijar la superficie. Se debe lijar la zona en la que se vaya a trabajar para retirar los restos de suciedad. Si es una superficie metálica, se recomienda retirar los posibles restos de óxido con un cepillo de alambre y una lija.
  • Limpiar los restos. Se pueden utilizar productos como Loctite SF 7063, un limpiador en base solvente que no deja ningún tipo de residuo.
  • Preparar el producto. En una superficie aparte se aplica el producto y se mezcla con una espátula hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Aplicar el producto. Se extiende el producto sobre la zona que se va a trabajar y se rellenan huecos u holguras.
  • Modelar. Se distribuye el producto de forma uniforme hasta lograr un resultado óptimo.
  • Lijar de nuevo. Se hace para pulir imperfecciones y mejorar el acabado final.
  • Limpiar de nuevo. Para eliminar cualquier resto y preparar la superficie para la fase de pintura.

2.- ¿En montajes por contracción en caliente hay que enfriar el eje? No se recomienda enfriar el eje porque puede condensar la humedad, lo cual dificultará la adhesión del producto de retención. Realizar el montaje por contracción en caliente y combinarlo con un adhesivo permite trabajar con toda la superficie de contacto. Así aumenta la eficacia del adhesivo y se incrementa la resistencia. Esto sucede debido a que el calor presente en el montaje favorece el curado del adhesivo.

3.- ¿Por qué se recomienda la aplicación de un adhesivo si la pieza se va a montar por contracción en caliente? En los montajes por contracción en caliente sólo el 35% de la superficie se utiliza para la transmisión de la energía. Al aplicar un retenedor anaeróbico esta superficie aumenta hasta al 100%. Cuando se trabaja por contracción en caliente, las piezas que se ensamblan aumentan mucho de temperatura, por lo que pueden sufrir deformaciones permanentes. Al emplear un producto de retención anaeróbico en este tipo de procesos se consigue la misma resistencia con menos interferencia en los componentes, con lo que se reduce el calor que se debe aplicar y se evitan posibles deformaciones.

4.- ¿Cómo se puede acelerar el curado de los retenedores anaeróbicos? Aplicando calor y/o utilizando un activador. Loctite SF 7649 está diseñado para acelerar el curado de los adhesivos anaeróbicos cuando la temperatura de aplicación es inferior a 15º C, y se aplica en las superficies que se van a adherir, previamente limpias y desengrasadas.