Bosch está presente en Madrid este fin de semana en el VEM (Vehículo Eléctrico de Madrid) con una carpa interactiva en la que muestra sus innovadores servicios y productos dirigidos a facilitar los servicios de recarga de los vehículos eléctricos y la interoperabilidad de la infraestructura de recarga.

En este sentido, al mejorar la capacidad de encontrar rápidamente estaciones de carga, conocer su disponibilidad y pagar por su uso mediante un solo clic de aceptación en la correspondiente App del smartphone, Bosch está haciendo que la electromovilidad sea cada vez más cómoda y sencilla.

La clave de todo ello es el smartphone, debido a que las Apps de recarga permiten a los conductores de coches eléctricos encontrar rápidamente los puntos de recarga disponibles en su área y utilizarlos de forma cómoda y sencilla. Trabajando en conjunto con varios fabricantes de automóviles, Bosch Software Innovations ofrece la descarga de aplicaciones junto con la infraestructura de usuario final.

Una ventaja clave de las Apps de recarga de Bosch radica en su amplio alcance, pues cerca de 3.700 puntos de recarga pública en Alemania han sido ya habilitados a través de internet con estas Apps. Además de la ejecución técnica, que cuenta con servicios tales como la plataforma “intercharge eRoaming”, Bosch Software Innovations también ha firmado contratos con un gran número de operadores de puntos de recarga.

Esto significa que los usuarios de estas aplicaciones pueden utilizar las estaciones de recarga sin tener que disponer de dinero en efectivo, ni tener que resolver complejos problemas técnicos o contractuales antes de recargar. Todo lo que se necesita es una cuenta de PayPal y registrarse previamente en la aplicación. El proceso de pago se completa dentro de la aplicación de un modo práctico y seguro.

Los fabricantes de automóviles están utilizando estas aplicaciones en un esfuerzo por facilitar las recargas de sus clientes de automóviles eléctricos. Esto es porque un procedimiento de recarga directa juega un papel crítico en el avance continuado hacia la electromovilidad. Los operadores de las estaciones de recarga también se benefician de ello, al ayudar estas aplicaciones a aumentar la utilización de sus puntos de recarga.