En el mes de mayo se han matriculado 126.411 turismos, lo que supone un incremento del 11,2% respecto al mismo periodo del año pasado. En el acumulado de los cinco primeros meses del año el mercado de turismos ha registrado 535.697 matriculaciones, lo que representa un 7,3% más. Son las matriculaciones de las empresas y los alquiladores los que empujan los registros, según datos aportados por ANFAC.

A pesar del comportamiento aceptable de las matriculaciones durante estos cinco primeros meses del año, desde la patronal recuerdan que todavía no se han recuperado las cifras pre-crisis. Por ejemplo, en 2008 se matricularon 587.411 turismos, mientras que en los cinco ejercicios precedentes (2004-2007), los registros rozaron las 700.000 unidades en todas las ocasiones.

Por un lado, el canal de particulares, con un total de 54.645 matriculaciones, ha registrado una subida del 6% en mayo, algo menos de la mitad de la registrada por el canal de empresas o un tercio de la obtenida por el de alquiladores. En el acumulado anual todavía se deja sentir la poca vigorosidad de las matriculaciones por parte de los particulares: entre enero y mayo se registraron 247.954 turismos, lo que supuso un crecimiento de apenas un 2,1%.

Por su parte, el canal de alquiladores, con 40.249 matriculaciones y un incremento del 18% respecto a mayo de 2016, ha logrado unos destacables registros gracias, sobre todo, a los buenos resultados del sector turístico en el primer cuatrimestre del año. En el periodo enero-mayo, este canal ha realizado 141.432 matriculaciones, lo que ha supuesto un incremento del 12,5%.

En cuanto al canal de empresa, éste alcanzó un registro de 31.517 unidades con un 12,4% de crecimiento en mayo pasado respecto al mismo mes de 2016. En el acumulado de los cinco primeros meses de 2017, las empresas no alquiladoras matricularon 146.311 unidades con un crecimiento del 11,7%. “Un clima económico general favorable está contribuyendo a que las compañías cambien o amplíen sus flotas”, según ANFAC. “En muchos casos éstas son operaciones que tenían pendientes desde hace tiempo ya que, en los años más duros de la crisis, se vieron obligadas a reducir sus flotas o a ampliar los plazos previstos de renovación”.