Ancove (Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos) considera como preocupante el descenso del 9% las ventas de vehículos de ocasión en los dos primeros meses del año, 25.408 unidades menos que en el mismo periodo de 2015. La tendencia asimismo es creciente, pues en enero la caída se situó en el 7,8% agudizándose en febrero hasta el 9,8%. La patronal espera que marzo muestre mejoría por el efecto Semana Santa, por lo que habrá que ver los datos agregados de abril para observar el comportamiento del año.

Por marcas, Seat volvió a auparse con el primer puesto de ventas hasta los 27.959 coches, aunque en los dos primeros meses ha caída un 16,32%, muy por encima de la media del mercado.

Renault repite también como segunda marca por ventas de VO, con 26.899 unidades y un descenso muy similar, un 16,30%. La tercera posición la ocupó Peugeot, con 22.219 unidades, lo que suponen un 10,02% menos que en 2015.

Ante este descenso, Ancove se suma a otras asociaciones empresariales y expresa su preocupación por la posibilidad que la inestabilidad política y la económica internacional estén deprimiendo el consumo.

Varios indicadores de confianza, como el elaborado por el banco de crédito Cetelem, ya han detectado un descenso en el crecimiento del consumo español desde finales del pasado año, que ha continuado a lo largo del primer trimestre de éste.

Así, la caída en las ventas de ocasión son una muestra y los asociados de Ancove expresan preocupación ante la posibilidad de que las compras desciendan si continúa la inestabilidad política.

El mercado de VO lleva creciendo ininterrumpidamente desde 2011, marcando cuatro ejercicios consecutivos de subidas, lo que ha permitido que el pasado año las ventas fueran por primera vez ligeramente superiores a las de antes de la crisis.

Sin embargo, ya a principio de año Ancove anunció unas previsiones de crecimientos más planos, tanto de vehículos nuevos como usados, aunque en ningún momento caídas.

“Aunque las compras de turismos de VO se han recuperado a cifras anteriores a la crisis, la rentabilidad de los comerciantes a los que representa Ancove no ha seguido la misma senda. Actualmente, las unidades más antiguas, de más de 10 años, que dejan una ganancia mínima, suponen cerca del 56% del total de ventas, cuando en 2007 apenas alcanzaban el 28%”, indica Elías Iglesias, su presidente.