Existen personas que tienen el don de apreciar el arte donde la inmensa mayoría solo piensa en limpieza, y cuanto antes mejor.

Es el caso del tejano Scott Wade, músico profesional pero sobre todo un artista capaz de transformar la luneta trasera repleta de polvo o mugre de un turismo, un monovolumen o un 4x4 en un verdadero cuadro

Wade es precursor del llamado Dirty Car Art, que ha convertido en una próspera fuente de ingresos. De hecho, vende su habilidad en eventos comerciales, videoclips, anuncios, festivales y salones de automóviles...

El artista asegura que prefiere la suciedad natural que le garantiza un parabrisas o una luneta posterior sucia, aunque ha ideado un sistema que cubre artificialmente los coches de mugre a base de aceites, bolsas de polvo y un simple secador.