Se llama EO Smart Connecting Car 2 y, como su nombre indica, es la segunda versión de un proyecto liderado por ingenieros del Centro de Innovación DFKI Robotics de Alemania.

 

De por si solo ya es un coche llamativo, con sus dos plazas y su aspecto futurista. Como no podía ser de otra manera, es eléctrico y con una sola carga tiene una autonomía de 50 a 70 kilómetros, con una velocidad punta de 65 km/h. Pero en vez de tener un motor eléctrico, tiene cuatro.

La idea es que cada rueda tiene su propio motor eléctrico, lo que no sólo supone tener tracción a las cuatro ruedas (para más estabilidad en asfalto deslizante, por ejemplo), sino que le permite hacer trucos interesantes.

Al igual que el coche autónomo de la NASA, el EO Smart también es capaz de mover cada rueda de manera independiente, lo cual es muy útil para conducir de lado y aparcar en cualquier hueco, una transición que dura unos cuatro segundos.

[iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/dhVdYWihxUc" frameborder="0" allowfullscreen ]