El paragolpes o parachoques es un elemento situado en la parte delantera y trasera del vehículo que tiene como objetivo amortiguar y proteger su estructura en caso de colisión, de forma que absorbe la energía cinética y la dirige en forma de rebote al centro de choque para conseguir una reducción de los daños.

Al igual que la mayoría de componentes de un vehículo, nos dice Loctite en un artículo que les adjuntamos íntegro, el paragolpes también ha sufrido una evolución desde los primeros que fueron instalados.

Desde la llegada al mercado del Benz Patent-Motorwagen, considerado el primer vehículo de la historia y diseñado por Karl Benz entre los años 1896 y 1893, hasta los últimos híbridos lanzados al mercado durante este año, el paragolpes ha sufrido muchas transformaciones diferentes, tanto en cuestiones de forma como materiales.