El mantenimiento de las instalaciones es una tarea esencial en cualquier taller ya que permite mantener los equipos y el lugar de trabajo en perfectas condiciones, lo que facilita el trabajo de los operarios y maximiza la eficacia de las herramientas.

Seguidamente Loctite en un artículo que les adjuntamos íntegro nos expone algunos de los puntos que hemos de tener en cuenta al realizar labores de mantenimiento en el taller.

Toda fase de mantenimiento se realiza en una serie de etapas:

Planificación: se analizan fortalezas, debilidades y carencias, y se determinan los objetivos que se quieren cumplir.

Programación: se trazan las acciones a realizar para llegar a la meta propuesta.

Ejecución: se llevan a cabo las acciones previamente diseñadas.

Supervisión: se comprueba que las acciones se están realizando según lo previsto.

Control: se evalúan las acciones y se analizan los resultados.