Actualmente, la masilla para metal es bastante utilizada en la mayoría de talleres de chapa y pintura, aunque también se suele usar en la modificación y la instalación de accesorios tipo spoilers y alerones a los vehículos. Para este tratamiento en chapa y carrocería, la mayor parte de estas masillas son de poliéster y alguna masilla tenaz epoxi, como es el caso de Teroson EP 5010 TR, destaca Loctite en el último artículo del Blog Ruta 401.

Pero, ¿qué tipo de masilla para metal se puede usar? De acuerdo a la marca, los epoxis de uso general son adecuados para una amplia gama de aplicaciones de adhesión estructural y tenaz, con alta resistencia a impactos y vibraciones. Los epoxis de cinco minutos están destinados para aplicaciones multiuso o para la reparación de metales, cuando se requiere un tiempo corto de endurecimiento.

Además, los epoxis tenaces ofrecen una fuerza y una resistencia a los impactos excepcional, mientras que los de alta temperatura están diseñados para su uso hasta 180º C. Por su parte, los epoxis con carga metálica son la solución perfecta para la reparación de piezas desgastadas o dañadas.

Una de las mayores dificultades con la que se encuentran las personas al manejar por primera vez la masilla epoxi, es que se pega a las manos, se derrite o simplemente no logra materializar la idea o boceto planificado. Desde su artículo, Loctite también ofrece algunos consejos para su manipulación.