Según datos de la Memoria anual de Faconauto, los 2.198 concesionarios españoles registraron una facturación total de 30.686 millones de euros a lo largo del pasado ejercicio, lo que supone un aumento del 7,5% respecto al año anterior. Como media, cada concesionario nacional obtuvo unas ganancias medias de 214.000 euros.

El número de centros supone una leve disminución del 0,7% en comparación con 2015 y del 28% si se compara con 2007, último año antes de la crisis económica. Cada negocio facturó una media de 13,4 millones de euros en 2016, lo que se traduce en una subida del 4,6% si se compara con la media de 12,8 millones de euros de cifra de negocio por centro del año anterior.

Del total de ingresos de los concesionarios españoles, el 34% se generó en el área de recambios para vehículos, mientras que el 54% correspondió al departamento de ventas, tanto de modelos nuevos como usados. El 12% restante fue fruto del trabajo del taller.